Cap. 2. De premios y libertos

Libertad

 

Un motero, un surfista, unas marionetas, millones de euros en juego y un premio: la libertad. Una historia de esclavos y señores.

Así podríamos presentar, someramente, esta campaña publicitaria lanzada por el Organismo de Loterías y Apuestas del Estado Español bajo el mensaje: “Quien maneja tu vida eres tú. EuroMillones. La libertad es el premio”.

El escenario que recrea es sencillo: vacaciones sin fin. Pero, ¿cómo acceder al mismo? Solo hay un camino: ganando una cuantiosa suma de dinero e invertirlo en comprar libertad, reducida al disfrute del tiempo vacacional. De esta forma, la libertad queda en las antípodas del trabajo: libre es quien no tiene que trabajar para vivir; el individuo ocioso, rico, feliz, despreocupado, que se encuentra en condiciones de satisfacer todos sus deseos. Ahora bien, esa situación siempre está allende, solo se vislumbra como porvenir. Además, es un futuro que se encuentra y no está en nuestras manos, porque el individuo libre es simplemente un liberto: parece no disponer originariamente de la libertad y solo puede recibirla de manos de otro, en este caso del Estado, como un premio que este le otorga pero sometiendo esa dicha a los caprichos de la diosa fortuna…

No acaba en esto la cohorte de creencias filosóficas sobre el concepto de libertad que esta campaña publicitaria maneja. Continúa por otros derroteros, ubicando la libertad en la esfera de la vida privada y alejándola, así, de lo público y de lo político. Finalmente, tiene un acierto: definirla como ausencia de dominación. Pero no es capaz de inferir las consecuencias adecuadas, porque si la libertad es estar a salvo de injerencias exageradas y arbitrarias de otro, si libre es quien no está dominado, muy esclavo parece aquel que solo puede ser salvado por la suerte, pues ve cómo su voluntad se ahueca.

Anuncios

2 comentarios en “Cap. 2. De premios y libertos

  1. Buenas tardes:

    Sin duda, he sido especialmente cautivado por las oraciones de este capítulo. Una invitación a pensar, a reflexionar sobre el sentido mismo de la vida y las aspiraciones y deseos que tenemos cada uno. Pensamos en buscar un demiurgo fuera de nosotros que nos marque el camino correcto y nos enseñe las soluciones verdaderas, que nos ayude a prosperar y mejorar. Pero la experiencia muchas veces nos muestra que ese “poder” reside en nosotros. Somos capaces de cosas increíbles.

    Pensando sobre este capítulo, viajando en un metro a primera hora de la mañana, he recordado que (afortunadamente) somos libres. Podemos hacer lo que queramos. Podía haber abierto la puerta en otra parada bajarme y sentarme al sol con una botella de agua o quedarme con el simpático señor de la guitarra cantando toda la mañana.

    La libertad no es el regalo que puede aportar la lotería, la libertad ya la tenemos.

    Os doy las gracias por habérmelo recordado, ya que hay días que se hacen más duros y me olvido de que lo que hago lo hago porque quiero (afortunadamente).

    Rememorando al coronel Bill Kilgore; ” me encanta una buena reflexión por la mañana”.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Marcos: te agradecemos mucho, en primer lugar, que vayas leyendo el libro y, en segundo término, tu comentario sobre el capítulo de la libertad.
      Eso es lo bueno de la publicidad vista desde una perspectiva filosófica; nos hace percatarnos de algún aspecto de nuestra vida en el que quizá hasta entonces no habíamos reparado lo suficiente en medio de las preocupaciones diarias.
      Esperamos que sigas con los demás capítulos y te animamos a que comentes lo que te van sugiriendo.
      Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s