Cap. 6. El niño de precio simbólico

Durex

 

El precio de un preservativo a tiempo, comparado con la suma que acarrea el cuidado de un niño, es irrisorio. La firma Durex lanza este mensaje directo y elemental. Para ello elige tres objetos relacionados con los bebés, un parque, una silla y un juego, a los que se ha anudado el precio en dólares, cincuenta y hasta doscientas veces superior al del preservativo.

A pesar de su sencillez, el anuncio esconde un complejo entramado simbólico. Los objetos remiten al niño y a su vez simbolizan muchas otras cosas indispensables para atenderlo debidamente. El preservativo aparece simbolizado por el logo de la marca y a la vez apunta a las relaciones placenteras a las que no hay que renunciar pensando en sus indeseables consecuencias. Por último, las cifras simbolizan los gastos futuros y las posibles renuncias en caso de que el bebé venga al mundo.

La antropología filosófica ha estudiado convenientemente la naturaleza y función del símbolo y a lo largo del capítulo esbozamos los aspectos más relevantes sobre esta cuestión decisiva para entender el modo como el ser humano habita su mundo cultural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s