Los autores

Pensar (en) imágenes. Filosofía en la publicidad, Editorial Maia, Madrid, 2015

Pablo Redondo y Sebastián Salgado son Doctores en Filosofía y Profesores en Institutos de Salamanca y de Ávila. Han publicado también en la editorial Maia Una historia de la filosofía para la vida cotidiana (2013) y, como coautores, el Diccionario de citas de filosofía. 12 conceptos en sus textos (2010). Recientemente Pablo Redondo ha publicado Maestros del pensamiento. Un recorrido por la historia de la filosofía (Serbal, 2014) y Sebastián Salgado varios libros de texto para la editorial Anaya.

Anuncios

Un comentario en “Los autores

  1. ¿Es la filosofía innecesaria? No, pero sí incómoda. Incómoda porque “pensar por uno mismo” requiere esfuerzo y, como bien decís en vuestro libro, la sociedad actual ha devenido una sociedad lúdica que busca alcanzar un estado de euforia permanente; no ya de felicidad, sino de euforia. La felicidad es un sentimiento y, como tal, puede ser o no exteriorizado, sin embargo, la euforia consiste, precisamente, en la exteriorización del bienestar – otro de los rasgos de nuestra sociedad: importa “ver y ser visto”, pero no hay problema porque estamos “siempre conectados”. La filosofía es incómoda porque es un ejercicio pausado que requiere tiempo y soledad, dos cosas de las que tampoco disponemos fácilmente. Hoy, además, la soledad se equipara con la tristeza y, por tanto, se huye de ella, y el tiempo se nos escapa mientras intentamos hacer más y más cosas. No hay tiempo para pararse a pensar, no hay tiempo para analizar “lo que hay” porque todo se mueve y cambia muy deprisa. Todo está programado para que no dure, para que no permanezca en el tiempo. De manera, que ¿cómo preocuparse de la “esencia”, de “aquello que no cambia” (antiguo objeto de la filosofía) si vivimos en la “movilidad permanente”? La filosofía, el pensamiento en general, es realmente incómodo porque es un ejercicio que exige lentitud y profundidad, algo a lo que nos ha desacostumbrado la cultura multimedia que pretende que una imagen valga más que mil palabras.

    Ya a finales de los años noventa, nos decía Giovanni Sartori que el homo sapiens estaba siendo sustituido por el homo videns, el pensamiento sustituido por la imagen. Ésta podría ser la enfermedad de nuestra sociedad actual: padece déficit de pensamiento. ¿Supondrá eso la extinción de la filosofía?
    Me gusta una definición de André Comte-Sponville sobre el ser humano, en la que dice que es “un ser filosofante”, es decir, la filosofía forma parte de la propia naturaleza del ser humano y solo puede renunciar a la filosofía si renuncia a una parte de su humanidad. ¿Significa esto que si la filosofía se extingue, asistiremos también a la extinción del ser humano? Por si acaso, hemos de filosofar, pensar tanto como podamos, y lo mejor que sepamos.
    Gracias por el libro.
    Susana Domínguez Manzano.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s